MINI ROOM

02.11.2020

Constantemente vemos en redes sociales habitaciones enormes y espaciosas construidas y pensadas para ellos, para los peques. Son preciosas, luminosas y tienen el espacio suficiente para crear estancias de juego con infinidad de material y de posibilidades. 

Un sueño precioso  ¿verdad?

La realidad es que muchas de nosotras tenemos una habitación mini, a veces con poca luz,  sin ese parquet estupendo y cálido y sin esa capacidad que  nos permite colocar todo el material como realmente nos gustaría. Esto acaba resultándonos un verdadero agobio porque, entre muchas otras cosas, acaba todo mezclado, desordenado y entramos en un bucle de:  "ya lo arreglaré, es que no me cabe nada..."  y nuestro grito de guerra se convierte en 

 ¡NECESITO UN PLAYROOM!

Si te sientes así...¡éste es tu post! Te dejo por aquí 10 consejos súper fáciles y útiles para 

ORGANIZAR UNA MINI ROOM Y NO MORIR EN EL INTENTO:

  1. RELÁJATE, SÉ REALISTA Y AGRADECE EL ESPACIO DEL QUE DISPONES. Para mi, relajarse es la clave. Cada uno tenemos lo que tenemos y nuestras posibilidades son las que son. Aún así, podemos hacer muchísimas mejoras y organizar el espacio para que esté  más bonito y más funcional. Encuentra los puntos fuertes de tu espacio: luz, posibilidades , alturas... y ¡poténcialos! ten presente también las limitaciones de tu espacio e intenta que pasen de limitaciones a posibilidades. y sobre todo, inspírate pero no te compares.
  2. CONÓCE EL MOMENTO MADURATIVO DE TU PEQUEÑX . Conocer las capacidades, habilidades e intereses de nuestrxs peques hará que podamos focalizar muchísimo mejor nuestra energía. Para organizar un mini espacio es imprescindible llenarlo de pocas cosas pero útiles y funcionales. Esos materiales por los que tu pequeñx se pirra, eso que le interesa a más no poder y que encima, ayudan a su desarrollo. Olvídate de ponérselo todo, todo y todo. Esto va a hacer que le observes más, y lo conozcas aún mejor. 
  3. POTENCIA LA LUZ Y COLORES SUAVES Y CÁLIDOS. Todas sabemos que si a un espacio mini le metemos un color oscuro en la pared, siempre va a verse muchísimo más pequeño. Huye de colores intensos y apagados. Apuesta por el blanco o colores pasteles extremadamente suaves. Además de crear un espacio mucho más armónico, vas a tener la sensación de que tu mini room es mucho más espaciada.
  4. MUÉVELO TODO Y CAMBIA LA ESTRUCTURA LAS VECES QUE NECESITES. ¡Los espacios necesitan movimiento! igual que las personas, necesitamos airearnos, los espacios también. Mueve la cama, el armario, el mueble de los juguetes y prueba diferentes combinaciones. Olvídate de lo estático y remueve la energía de tu espacio. Seguro que acabas encontrando la mejor combinación en aquel movimiento que nunca pensaste en hacer.
  5. ORGANÍZALO CON TU PEQUE. Ellxs tienen el derecho num. 1 de saber dónde están sus cosas y de qué manera quieren tenerlas. Déjalx que participe, que explore y que juegue con la posibilidad de crear y armonizar también su espacio. Ellos son infinitamente  intuitivos y es una manera de educar la mirada hacia la estética y el orden. Además vais a pasar un buen ratito juntxs.
  6. JUEGA CON LAS ALTURAS. Proponer diferentes alturas es muy interesante tanto para el juego del pequeñx como para la funcionalidad del espacio. Una litera con espacio abajo es una gran opción para una  mini room. Te da la posibilidad de un dos en uno: cama arriba + estantería con luz, cuentos, agua para la noche... y el espacio de abajo lo podemos utilizar para crear infinidad de propuestas. 
  7. CREA UN ESPACIO SENCILLO, BONITO Y CONFORTABLE. ¿No tienes aquel parquet tan precioso que le has visto a una súper instagramer? tranquila, no se acaba el mundo... Una alfombra bonita y cómoda siempre es una súper opción para crear esa calidez y poder disfrutar del juego en el suelo.
  8. HAZ USO DE MUEBLES ORGANIZADORES. Existen en el mercado infinidad de posibilidades para que organices los materiales y todo quede guardadito y bonito. Haz una selección del material que dispone, teniendo en cuenta lo que le interesa y le gusta y ordénalo con tu peque. Poner nombre a los cajones, tirar, dar o reciclar lo que ya no utilice os será de gran ayuda.
  9. MENOS ES MÁS. Grábate esta frase en tu mente y todo será mucho más fácil. Si tiene muñecas. ¿Es necesario que tenga 5? Si tiene piezas de construir, es necesario que tenga 4 juegos? Recuerda que ellos juegan y construyen el juego con infinidad de materiales no estructurados, no convencionales. Piensa en lo que tiene y valora si lo necesita. Con poca cosa, de calidad motivadora y de interés, crean verdaderas posibilidades de juego.
  10. VÍVELO. Entra tú también en el espacio, respíralo y vívelo. Esta es la mejor manera de visualizar si los cambios que has propuesto son positivos, si funcionan o si se siente a gusto con ellos.

Espero poder haberte ayudado un poquito.

Recuerda: somos muchas las que no tenemos PLAYROOM


Gracias por estar